01-El acto social de ver

Una pregunta que se volvió conversación

Lo que a continuación presentamos es una compilación de materiales de distinta índole (audios y notas de entrevistas, casos de estudio y referencias bibliográficas) que documentan una serie de encuentros con personas cuya práctica se desarrolla, mayormente, en el cruce del arte y la pedagogía.

La pregunta inicial de esta investigación, que se nos comisionó por CC-Catálogo a finales de mayo de 2017, indagaba las condiciones de “el acto social de ver”. Es decir, acerca del entramado social y las circunstancias específicas que median nuestras relaciones con las expresiones de la cultura. Al reflexionar sobre tales condiciones, nuestro interés inicial estuvo guiado por la búsqueda de las estrategias más actuales y experimentales; las prácticas, metodologías y ejercicios que nos permitieran conocer cómo se piensan y cómo se realizan hoy en día las prácticas situadas en el mencionado cruce, identificando sus fuentes de inspiración y sus principales debates. De manera fundamental, al pedir a otros socializar sus estrategias y modos de hacer en este ámbito, queríamos indagar en la potencia de las preguntas compartidas.

Durante el proceso, nuestro interés inicial, que otorgaba un peso especial a los formatos de las propuestas, se fue transformando. Al ser llevado como un proceso de conversación entre nosotros, y con los otros, como investigadores empezamos a advertir una serie de tensiones y patrones que serían la marca de nuestro trabajo. Así, jugamos con la tensión insider/outsider (Christian, mexicano, involucrado en algunas de estas discusiones; Amanda, estadounidense, desde una perspectiva ajena y conociendo por primera vez estas dinámicas en México y más allá) y trabajamos siempre en diálogo y contrastando nuestra ubicación: cada avance o encuentro lo revisamos desde nuestras diferencias culturales y grados de implicación con los personajes. Nos preguntamos: ¿qué puede ver uno desde cerca o desde lejos?, ¿cuáles son los conocimientos privilegiados de cada postura y cómo cambia la conversación?

Esta manera de trabajar nos permitió entrever una serie de ejes en los que insistimos y preguntas a las que llegábamos de manera recurrente gracias a nuestros interlocutores. En una sinergia entre nuestra conversación y nuestros descubrimientos a partir de los diálogos con nuestros entrevistados, por ejemplo, nos encontramos cada tanto con ideas como las de la horizontalidad o la pedagogía crítica de Paulo Freire, que plantea que los alumnos (o, de manera más amplia, los otros) no son un banco para llenar con información, sino que cada cual posee conocimientos y todos contribuyen en algo a la conversación.

Desde un principio, nos hemos cuestionado sobre el posible alcance de estas iniciativas: ¿para dónde pueden ir estas prácticas en términos de transformación social?, ¿nos pueden permitir enfrentarnos a los problemas actuales de la sociedad?

Durante esta indagación sobre la visión y potencia de dichas prácticas, al final nos dimos cuenta de que el panorama es muy amplio; y que, de maneras muy distintas, la pedagogía y el arte son relevantes para modelar nuestra manera de ver, entender y ser parte del mundo. El acto social de ver no implica solamente las prácticas artísticas sino a la cultura visual de nuestro tiempo.

Como una manera de responder a tal amplitud, presentamos a continuación cinco líneas posibles de lectura de este banco de materiales. Dichas líneas, por cierto, se entrecruzan, pues se trata apenas de aproximaciones a la complejidad de estas dinámicas y conversaciones.

Claves para leer el banco de materiales

1. Interlocución institucional

Los materiales puestos en relación en este eje se ocupan de prácticas educativas en museos e instituciones artísticas. Los casos seleccionados se enfocan en la interlocución con los públicos, antes que con su “formación” en un sentido vertical. Los materiales que presentamos recuperan una serie de inquietudes acerca del papel de la institución y las relaciones que se pueden construir con ellas. Nuestros entrevistados se preguntan cómo, por qué y de qué modos utilizar tales estructuras.

Nos interesaba cómo estos diferentes proyectos utilizan el museo como espacio de intervención y replantean su relación con los discursos curatoriales, una habitualmente vertical. En tal sentido, entre las inquietudes planteadas está el hecho de trastocar el momento de su intervención respecto de los mencionados discursos: ya no de manera reactiva, sino desde una preparación que se plantea como un acompañamiento de pares, como lo señala nuestro interlocutor colombiano Snyder Moreno. Desde tales perspectivas, se reflexionan las distribuciones de poder al interior de los museos para pensarlos, desde tales circunstancias, como espacios para hacer.

Los contenidos de este eje ofrecen una oportunidad de explorar el rol que el museo puede tener en la legitimación de un discurso, obra, artista, actividad o práctica pedagógica. Nos llevan a examinar las dinámicas insider/outsider, el privilegio, las reglas en las instituciones, los apoyos económicos a los proyectos y las posibilidades de los agentes de entrar y salir de las estructuras. En ese sentido, se reflexiona sobre la accesibilidad de los públicos a estos espacios y las implicaciones políticas de aquello. Una siguiente capa de este último aspecto se aborda en el siguiente eje, relacionado con la cultura cívica derivada del acceso a la cultura.

2. Cultura cívica

En este eje se reúnen proyectos regidos por la idea del arte como herramienta para la mejora de procesos sociales. Como en las experiencias compartidas por Doris Sommer respecto del ejercicio de la lectura, varios de estos proyectos plantean una cierta “alfabetización cívica” a través de los recursos del arte. Tal alfabetización es cívica en el sentido en que, como lo plantea el proyecto moderno ilustrado, los públicos, tras aprender a mirar y mediante una educación estética, son capaces de ejercer la crítica y enunciarse: pueden decir “esto me pertenece o es mío”. En pocas palabras: se hacen ciudadanos, se emancipan.

Es desde esa perspectiva que podemos pensar el porqué las artes y la cultura tienen tal relevancia. A la vez, como dejan ver Kimmy Re desde la dimensión racial y los Corpovisionarios desde la intervención en el espacio público, la actitud crítica ante las prácticas artísticas, llevada hacia otras esferas de lo social, bien podría traducirse en que el sujeto critique también sus condiciones y busque alternativas. Aprender el idioma del poder y sus formas de representación para desmontarlas.

3. Práctica social

En este eje se reúnen ejemplos de prácticas del arte identificado como de participación y colaboración, así como con las nociones de social practice. Ligados de manera crucial con el eje anterior, estos proyectos, sin embargo, están planteados desde el desbordamiento del campo simbólico y plantean un tránsito hacia la acción.

Así, se plantean incidir en lo social y trabajar con comunidades y públicos para la mejora efectiva de sus condiciones materiales de vida. En los materiales se señala cómo el trabajo del “artista” con la “comunidad” implica con frecuencia preguntas del orden ético. A la vez, este eje es una provocación para volver a la discusión acerca del rol social del artista: sobre su permanencia en el campo simbólico o la intervención en el plano de lo social.


4. Pedagogias críticas

En este eje agrupamos una serie de propuestas que, de manera recurrente, apuestan por una pedagogía crítica. Si bien tales proyectos se cruzan o podrían situarse en otros grupos temáticos planteados en este trabajo (como el papel de la crítica en la conformación del ciudadano), nos inquietó la manera en que los proyectos notables en la actualidad de hecho vuelven a los planteamientos de autores como Paulo Freire, Iván Ilich y, en no pocas ocasiones, a Bertolt Brecht, desarrollados hace varias décadas.

Desde luego, el vínculo es extraño si se piensa que sus planteamientos se realizaron precisamente en contextos de emergencia social y política y como alternativas al pasmo que producen el horror y la violencia. Aquellas ideas, que emergieron como formas de liberación ante los procesos bélicos, dictatoriales y del imperialismo, así como a las estructuras de la educación formal que reproduce los mecanismos de poder y la diferencia social, hoy vuelven a aparecerse como alternativas a las nuevas formulaciones del poder, de la cultura vinculada al privilegio y, desde luego, el neoliberalismo y sus efectos en todos los ámbitos de la vida.

5. Pedagogías indígenas

En este eje se reúnen planteamientos pedagógicos que cuestionan el condicionamiento cultural mismo. La intersección arte/pedagogía, tan profundamente vinculada con la conformación del ciudadano moderno e ilustrado, desde luego acaba por reproducir una perspectiva occidental, con las implicaciones que en su tiempo tuvo la noción de universalismo y actualmente de globalidad.

Por esa razón, aquí reunimos una serie de posiciones que plantean distintas formas de negociación de la diferencia cultural. La crítica del racismo o los planteamientos desde una educación no occidental o indígena nos plantean trabajar desde la consciencia de que existen otras y diversas maneras de ver/entender el mundo, no necesariamente derivadas del capitalismo y la mirada occidental ilustrada.

Así, se piensan los pares occidental/no occidental, apertura/proteccionismo en las comunidades, el carácter fijado/dinámico del conocimiento y los procesos individuales/colectivos. Para ello, Amanda exploró propuestas que refieren la experiencia del desarrollo de currículas que pudieran implementarse en todas las escuelas de Estados Unidos para volver otros conocimientos e historias accesibles para todos. En estos casos hay una fuerte colaboración con instituciones nacionales como estrategia una que nos devuelve a la cuestión del papel de la institución explorada en el primer eje del trabajo.

Por otra parte, Christian charló con el investigador en educación y procesos interculturales Stefano Sartorello acerca del desarrollo de currículas desde perspectivas indígenas, de manera colectiva y mediante una crítica constante de la figura del investigador y las implicaciones de su intervención.

Con estas perspectivas, formulamos una serie de preguntas que nos deja este proceso y que pueden extenderse a distintos ámbitos: ¿cómo poner en relación o en evidencia formas distintas de concebir el mundo en oposición a un planteamiento de la educación que asimila a los otros a un sistema de comprensión del mundo determinado? ¿Dónde están los espacios para la diferencia? Y ¿cómo reconocer estas diferencias?

References

Lista por:
  • Christian Gómez Vega

    btn

    Periodista e investigador. Estudió Historia del Arte y Ciencias de la Comunicación en la UNAM. En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, ha sido profesor de las asignaturas Arte y comunicación, Periodismo y lenguaje narrativo y Taller de apreciación estética y narrativa de los medios. En el ámbito de la mediación educativa en arte, diseñó e impartió el taller “Desde el arte el entorno” en Museo Jumex y participó como interlocutor en la residencia de la Plataforma Arte Educación en el Centro Cultural Border. También formó parte del Seminario Arte y materialidad, surgido en el Posgrado en Historia del Arte. Ha sido editor de la sección de arte de La Ciudad de Frente y reportero en la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM. Desde 2009 escribe sobre arte contemporáneo en publicaciones académicas y de divulgación. Su investigación está orientada hacia la mediación de las prácticas artísticas contemporáneas, así como sus implicaciones políticas y sociales.

  • Amanda Goeke

    btn