El ejercicio de filosofar como una alternativa a “la” filosofía, el filosofar como actividad práctica y no exclusivamente teórica y el filosofar no como disciplina sino como articulación de pensamiento que parte de una situación histórica, así es como tendríamos que resumir lo puesto en juego por Horacio Cerutti en su último libro. Lo puesto en juego, es decir lo que se compara, se confronta, se matiza, se asedia, se construye y se reconstruye, he ahí el filosofar que el autor aspira a construir, un pensamiento vívido surgido de la cotidianidad y de lo histórico, del anclaje concreto y específico, pero que al mismo tiempo aborde las grandes problemáticas y quizá la más grande de todas: la de la transformación social. Cerutti se mueve en dos arenas distintas, juega en am- bas al buscar el equilibrio, la mediación y, quizá con mayor énfasis, una cierta capacidad articuladora: juega entre la urgencia de la coyuntura (sin la cual no hay filosofar anclado en la realidad histórica) y lo estratégico de buscar grandes interrogantes y soluciones a la totalidad (histórico-social). 

Entre la economía y la vida cotidiana. Lejos del hermetismo académico, este ensayo filosófico que enuncia las tareas pendientes de la memoria y de la utopía como motores de la transformación de la realidad hoy fuera de un marco de intercambios culturales estrictamente económico.

Plataforma Arte-Educación (PAE)