Los no Lugares, espacios del anonimato

Espacios del anonimato. Una antropología de la sobremodernidad

por: Marc Augé
Editorial: Gedisa Editorial
  • País: España
    • Año: 1993
    • Páginas: 128
    • ISBN: 9788474324594

    Los no lugares no existían en el pasado. Son espacios propiamente contemporáneos de confluencia anónimos, donde personas en tránsito deben instalarse durante algún tiempo de espera, sea a la salida del avión, del tren o del metro que ha de llegar. Apenas permiten un furtivo cruce de miradas entre personas que nunca más se encontrarán. Los no lugares convierten a los ciudadanos en meros elementos de conjuntos que se forman y deshacen al azar y son simbólicos de la condición humana actual y más aún del futuro. El usuario mantiene con estos no lugares una relación contractual establecida por el billete de tren o de avión y no tiene en ellos más personalidad que la documentada en su tarjeta de identidad. Atento al uso de las palabras, releyendo los lugares descritos por Chateaubriand, por Baudelaire y Benjamin, Marc Augé abre nuevas perspectivas para conceptualizar una antropología de la sobremodernidad, que podría ser también una etnología de la soledad de la condición humana contemporánea. 

    Los no lugares se caracterizan por los movimientos acelerados de los ciudadanos que usan ciertos espacios como conexión a alguna parte. Son lugares inestables y de tránsito ininterrumpido, tales como autopistas, aeropuertos, andenes, salas de espera, el supermercado o los centros comerciales. Los no lugares carecen de carácter definido, cumplen funciones provisionales y son en esencia artificiales. Los no lugares son los lugares más apropiados para el turista, los personajes errantes o los extranjeros. En los no lugares todo es impersonal, no se establecen relaciones fuera de lo estrictamente necesario. Las postales, los souvenirs y las fotografías son recuerdos de los no lugares y pueden existir en cualquier destino. Pero sobre todo, los no lugares se definen porque son inhabitables, a menos que se trate de un ser deslocalizado como el japonés que en 2009 decidió vivir en el aeropuerto de la Ciudad de México.

    Taller Tamayo
    Manuel Alcalá
    Andrea Paasch