La fábrica de la infelicidad

por: Bifo Franco Berardi
  • País: España
    • Páginas: 191
    • ISBN: 9788493298241

    La fábrica de la infelicidad como realidad, nada virtual, de un cuerpo social hiperexplotado, estresado, reducido por la estrategia belicista que adoptan hoy los poderes mundiales. Los acontecimientos jalonados, de forma privilegiada, por la crisis de la nueva economía digital a partir de la primavera del año 2011, los atentados del 11 de septiembre y la guerra de Irak tienen como elemento común la quiebra de la promesa de "felicidad" (trabajos interesantes y creativos, expectativa de beneficios inmediatos, euforia bursátil) que se había ofrecido a los trabajadores del conocimiento, la fuerza motriz del último ciclo de crecimiento económico. Por el contrario, la crisis descubre una realidad marcada por nuevas formas de neurosis: el pánico, como colapso subjetivo frente a la hiperestimulación contenida en el trabajo digital y en la vida en las grandes ciudades; la depresión, la anestesia neuronal, ante la crisis de sentido derivada de la prolongación de situaciones sometidas a un altísimo estrés. La crisis se describe,a sí también, como crisis de la subjetividad, crisis psíquica a un tiempo que social y económica. En palabras del propio Bifo: "Este libro se propone señalar y cartografiar un nuevo campo disciplinar que se encuentra en la intersección de la economía, la tecnología comunicativa y la psicoquímica. Una cartografía de este nuevo campo disciplinar es imprescindible si queremos describir y comprender el proceso de producción del capital y la producción de subjetividad social en la época que sigue a la modernidad industrial mecánica y, por tanto, si queremos elaborar estrategias de sustracción".

    Berardi se ha convertido en uno de los teóricos más citados de la actualidad, en este libro introduce algunos de sus conceptos más difundidos: Cognitariado, o proletariado cognitivo, aquellos trabajadores que aportan información para consumo y ganancia del sistema virtual, y el grupo de problemas que aquejan a sus reales cuerpos; y Semiocapitalismo, aquel que “pone nuestras energías psíquicas a trabajar, hasta alcanzar velocidad maquínica [...] Provoca que nuestra cognición, nuestro hardware emocional, siga el ritmo de producción de la red”.

    Gabriela Cepeda