Eden is a Magic World

por: Miguel Calderón
  • País: EE. UU.
    • Año: 2011

    Eden is a Magic World narra una historia de obsesión. La protagonista del libro de Calderón es Flor Eduarda, una niña que fue actriz en su país natal, México. Cuando Carrusel (la telenovela de enorme éxito en la que aparecía siendo niña) comenzó a emitirse en todo el mundo, Eduarda empezó a recibir cartas de un admirador enamorado, Choi Chun Moon, un estudiante de 18 años de Seúl, Corea. 

     
    En sus cartas, Moon le pide a Eduarda que responda con cartas manuscritas para que él pueda estudiar su personalidad y que le envíe fotos de ella. Mientras la Eduarda real continúa siendo un misterio para el obsesivo Moon, Calderón sacia nuestra curiosidad ofreciéndonos imágenes de la vida privada de Eduarda, que ya no es la inocente niña que salía en televisión. Las imágenes de Calderón de los días y noches compartidos entre ambos describen una amistad cercana y la consiguiente y brillante transformación de Calderón en el fan número uno de Eduarda.
     
    En Eden is a Magic World, la propia obsesión de Calderón sumada a la de su rival Moon se asemeja a la construcción narrativa de un culebrón. Los signos de atracción se transforman en velados indicios de añoranza y dejan al lector en vilo. Al final, la historia de Calderón sobre Eduarda no tiene un desenlace claro, quedando para siempre irresoluta al igual que en la pequeña pantalla. 

    En Eden is a Magic World se despliegan tres mundos paralelos: la televisión, la literatura y la realidad. A pesar de que por su propia naturaleza son mundos que no pueden coexistir y se desarrollan de manera independiente, la misma persona es protagonista de los tres y puede brincar de uno a otro según sea el caso. Por una parte está la telenovela Carrusel en donde el personaje de Carmen, una niña tan humilde que su papá no le puede comprar zapatos nuevos, la suspenden de la escuela por llevarlos rotos, inspira tal ternura en un televidente coreano que se convierte en su fiel seguidor. Gracias a esto se origina un nuevo mundo, uno epistolar, en el que los límites de Flor Eduarda (actriz) y Carmen (personaje) se hacen cada vez más endebles hasta que Choi Chun Moon (el fan coreano) las convierte  en la misma. Las cartas de Moon proyectan un mundo idealizado y mágico que él construye deteniendo el tiempo y congelando a Flor Eduarda en el personaje de Carmen eternamente. Flor Eduarda no corresponde a las cartas de Moon, por el contrario, deja a un lado el personaje de Carmen y continúa con su vida. La persona que se desdobla ante nosotros mediante una serie de fotografías personales se distancia mucho e incluso se opone a la imagen de la niña tierna tanto de Carrusel como de las cartas. ¿Qué pensaría Moon si ve las fotografías de Flor Eduarda? Hay una razón por la cual los distintos mundos deben permanecer independientes, cualquier coincidencia que lleve a un entrecruzamiento de realidades provoca la desilusión y el resquebrajamiento de nuestra noción de la existencia.

    Taller Tamayo
    Manuel Alcalá
    Andrea Paasch