17-Una buena silla es difícil encontrar

La réplica de objetos es muy común en la vida de todo mexicano: desde pinturas y figuras prehispánicas, hasta juguetes, celulares o televisiones. Hay hasta cigarros “pirata”, que fabrican en China y se venden en la calle, en los altos. El caso de las sillas falsas, en cambio, es menos conocido. Sin duda, la réplica de sillas icónicas en los últimos años se ha vuelto motivo de disputa; están, por ejemplo, las sillas Eames, que hoy en día se producen en serie, a bajo costo, y que se venden como chicles: todo mundo quiere (y ahora, puede tener) una Eames o una George Nelson en su casa.

Hace pocos meses, un pasatiempo mío pasó a convertirse en negocio. Restaurar y vender muebles de mediados del siglo pasado. Comencé esta actividad por una sola razón: la falta de espacio. Después de años de acumular toda clase de cosas, llegó el momento de deshacerme de algunas. Lo complicado del negocio, sin embargo, no fue restaurar los muebles en sí, sino hallar y poder ubicar buenas piezas: saber distinguir entre un original y una réplica. El diseño mexicano ha tenido un auge recientemente, en formas inesperadas: los muebles de la diseñadora cubana Clara Porset o del americano Don Shoemaker, especialmente sus sillas de diseño vernáculo, son los diseños más replicados y vendidos como originales.  

He llegado a pensar en la búsqueda de un buen mueble como la lectura de una novela policiaca, en la que uno, como lector, sigue una serie de pasos analíticos: la observación (exhaustiva) y la reconstrucción de todos los detalles para, finalmente, hallar el hilo conductor que lleve a desentrañar el crimen. Esta selección de libros es una  mezcla de diferentes géneros, en donde la realidad y la ficción, la investigación y la ficción, son indivisibles.

Lista por:

Rodrigo Ortiz Monasterio

Rodrigo Ortiz Monasterio es escritor, curador y fundador de Guayaba Press. Ha recibido una maestría en práctica curatorial por parte del California College of the Arts en San Francisco. Su práctica se centra principalmente en las expresiones del modernismo en Latinoamérica y en medios impresos como libros de artista y publicaciones sobre arquitectura y archivo.

Publicaciones

  • Maxim Komar-Myshkin: Vladimir’s Night

    Sternberg Press
    'So clean is Vladimir! We all want to get near!
    What kind of frolics are in progress?
    Is it a pajama party or, perhaps, a special congress?
    And will there be room for all in the little leader's bed?'
  • Blue has run

    BOM DIA BOA TARDE BOA NOITE
    'Blue has run is an intervened facsimile of A Catalog of Textiles and Folkart of Chiapas by the anthropologist Walter F. Morris, published in 1979. The original publication was printed in 100 copies, most of which have been lost or dispersed through various specialized libraries. This catalog listed the items belonging to three collections of fabrics and weaving patterns in South Mexico which Walter F. Morris, called Chip, helped to constitute during mid seventies: the Pellizzi, the Pomar and the Morris Collection. Its DIY quality gives the images an almost abstract twist. This and the painstakingly precise descriptions of the items take the content of the catalog towards territories closer to poetry, drifting it away from its original purpose.'
  • A School for Design Fiction

    Spector Books
    'A school for design fiction« was convened on 8 November, 2013 at Gallery for Contemporary Art, Leipzig. This itinerant school employs the curious genre of ‘design fiction’ to assert storytelling as the primary function of design, assuming that every artefact has the potential to express the character of the culture that produced it. This publication documents and expands on the founding of the school through a series of imagined scenarios. These include a drama at the printer for architect Augustus Pugin in 1836, the history of the universe as observed on an English hillside in 1937, the first human trial of split brain surgery in California in 1961, and a Scottish speech synthesis studio in 2013.' 
  • Las enseñanzas de Don Juan

    Fondo de Cultura Económica

    Carlos Castañeda, un escritor y antropólogo que “cultivó el terreno entre la investigación y la ficción”con su “obra sobre los yaquis” en los años sesenta, escribió este libro como su tesis de doctorado mientras estudiaba antropología en la University of Southern California, en Los Ángeles. El libro ocupa un periodo de diez años con la tribu yaqui, localizada en un área remota del norte de México, y relata cómo Don Juan tomó a Castaneda como uno de sus aprendices y le enseñó el conocimiento mágico de los yaquis, que se trasmite de una generación a otra: el poder sanador de la naturaleza, las posibilidades psicodélicas del peyote y la transformación de humanos en animales. Sin embargo, la ficción del relato de Castañeda finalmente se expuso en 1973 gracias a una historia titular de la revista Time que tuvo mucho éxito. Don Juan no había existido y el antropólogo no había recibido entrenamiento como chamán. Las prácticas chamánicas de las que escribió Castañeda eran una amalgama, inspirada por el peyote.

  • Historia abreviada de la literatura portátil

    Editorial Anagrama

    En esta novela de auto ficción, Vila-Matas inserta momentos, lugares y personajes reales.  A pesar de que no hay registro alguno ni evidencias que comprueben la existencia de este grupo, los miembros principales parecen ser: Marcel Duchamp, Scott Fitzgerald, Walter Benjamin, César Vallejo, Federico García Lorca, Pola Negri, Berta Bocado y Georgia O’Keeffe. A todos ellos los caracteriza, según Vila-Matas,  “[una] sexualidad extrema, espíritu innovador, ausencia de grandes propósitos, insolencia, tensa  convivencia con el doble, simpatía por la negritud y nomadismo infatigable.” La primera reunión de la secta tuvo lugar en Port Actif en 1924, donde los integrantes plantearon los fundamentos de su sociedad portátil y secreta. Dedicaban estas reuniones clandestinas para analizar las creaciones portátiles de nuevos socios, hablar de supersticiones (como la atracción por el número veintisiete) o simplemente, derivaban en fiestas. El centro de operaciones más importante del grupo fue París, la ciudad donde vivía la mayoría de ellos.

  • Corrección

    Alianza Editorial

    La trama de la novela Corrección de Thomas Bernhard (1975) se entreteje en torno a tres personajes, amigos de infancia: Roithamer, Hoeller y el narrador. Roithamer crece para convertirse en científico. A pesar de haber nacido en una familia adinerada y de ser un intelectual, decide adoptar una vida austera — una vida que Bernhard modeló basándose parcialmente en las ideas del filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein. Así, le da la espalda a su familia aristócrata, con excepción de su hermana, a quien profesa un gran afecto y por quien tiene una extraña obsesión. Como arquitecto autodidacta, Roithamer pasa años diseñando cuidadosamente y construyendo una casa para su hermana, una construcción llamada “El cono” por su forma, edificada en el bosque Kobernausser.

  • El arte y modo de ordenar libros

    Gedisa Editorial

    Después de pasar largas horas separando los libros del arquitecto Enrique Del Moral por temas, encontré la solución para el reacomodo de su biblioteca de acuerdo a los métodos analíticos de clasificación. Junto con Regina Pozo, decidimos usar la fórmula de Georges Perec como punto de partida. Esta fórmula limita el número de libros en una biblioteca a trescientos sesenta y uno. Perec explica que esta cifra nos permite solucionar dos problemas inherentes a todas las bibliotecas: “un problema doble: un problema de espacio, y después un problema de orden”. Esta imposición de un límite requiere cierto grado de disciplina: es necesario controlar la repetición de temas en una biblioteca para encontrar un modo viable de reducir el espacio que ocupa.

  • Doña Bárbara

    Editorial Época

    Hace poco, mientras leía Doña Bárbara de Rómulo Gallegos, me sorprendió encontrar, a media novela, una mención de una butaque:

    'Baquero ofrece el mejor asiento que tiene: esa silla. Siéntate. Y se sienta él en  este butaque. Así. El asiento, sumamente bajo, lo obligaba a replegar las piernas y apoyar los brazos sobre las rodillas, péndulas las temblorosas manos, en una posición grotesca…'

    La descripción de Gallegos me hizo pensar en la similitud entre la butaque de Doña Bárbara y la butaque Mexicana. Ahora, entrando en contexto, Doña Barbara es una novela regionalista, un western sudamericano, por decirlo de alguna forma, y cuya trama se desenlaza en los años veinte en una hacienda en las afueras de Caracas. Esto señala el uso de la butaque como una silla de clima tropical y de uso popular; igual que la Campeche o butaque de las regiones de clima cálido en México.

    Otro punto importante en la descripción de Gallegos es cuando el personaje de Barquero ofrece la mejor silla a otro de los personajes, y ésta, por la descripción que se hace de ella, se asemeja a la butaque mexicana: una silla de madera, chaparra, con un respaldo encorvado y de apariencia vernácula.