No se sacan copias.


Una fotocopiadora no utiliza tinta líquida para reproducir un documento, sino tóner, que es un polvo de silicio. Esta tecnología funciona con un sistema de lentes y espejos que proyectan aquello que quiere fotocopiarse y a través de electricidad estática y calor, el tóner se impregna en el papel.

Las duplicadoras risográficas llevan la tinta al papel en un proceso en frío: utilizan tinta líquida hecha a base de soya, lo que las hace un método de impresión amigable con el ambiente. Partiendo de un original, se elabora un máster o esténcil que se transfiere a un cilindro y luego se entinta: es un proceso de impresión directa muy similar al offset. Otra ventaja de estas duplicadoras es se pueden utilizar y combinar tintas de diferentes colores. 

En La duplicadora tenemos tintas color negro, rojo, azul y talo, con un tamaño máximo de papel tamaño oficio, que debe ser poroso. Nuestras risos GR1700 y EZ220 imprimen un color al paso, así que el registro nunca es perfecto, pero es una de las cualidades que nos gusta aprovechar.

Publications: